domingo, 20 de enero de 2013

Todo empezó con ese disfraz de Lolita

Ya estamos en la recta hacía carnaval. Los planes empiezan a tomar forma, la búsqueda de ideas por internet cada vez es más frenética. Hace unos días que he abierto mi tablero de pinterest para ir pineando disfraces interesantes, lo podéis ver aquí

Carnaval es una fiesta que me produce sentimientos contradictorios. Por un lado, me frustra mucho, pero mucho, el frío que siempre hace en carnaval, es el mayor handicap que existe. Encontrar el disfraz ideal que en la calle no te hieles pero en interior no te ases. Fácil no es. Tampoco soy muy fan de ir a megafiestas de disfraces, las aglomeraciones no me molan mucho, y soy más de disfrazarme todo el año!! Sino recordad la fiesta Mad Men del jueves pasado. Por otro lado, carnaval siempre me produce una sonrisa. Y es que nací en noviembre. ¿Cómo vais de matemáticas? Si restamos 9 meses a noviembre, nos plantamos en... ¡¡Febrero!! 

Pues sí! Soy el resultado del carnaval de 1982. Además confirmadísimo por mis papis. El culpable el disfraz de mi madre de la foto superior. Mi padre iba de soldado francés y mi madre de Lolita, con su faldita corta y jugando con el chicle. Viendo la foto ya se ve que ahí habría problemas, jeje.

Mi madre es la reina del disfraz nos ha hecho disfraces de todo tipo... de pinocho, de regalo, de gato, de princesa, de india... De los disfraces que guardo mejor recuerdo es el de Pipi Lastrum. Si me animo en algún próximo post os enseño una foto. ¿Cuál es el disfraz que más os ha gustado llevar? ¿Tenéis de ese día alguna historia original cómo la mía?

Bsitos ;*
Delgraphica